×

Combustión espontánea humana: Suceso Bastante curioso

Combustión

Combustión espontánea humana: Suceso Bastante curioso

Más de una vez hemos escuchado hablar sobre ese curioso suceso en el cual una persona arde en llamas de manera repentina y sin ninguna explicación aparente. A este suceso se le conoce como Combustión espontánea humana, y podría tener una explicación bastante macabra (¿O no?). 

¿Qué es la Combustión espontánea humana?

El uso del término «combustión espontánea humana» se refiere a la muerte por fuego que se origina sin una aparente fuente externa de ignición. Existe la creencia de que el fuego comienza dentro del cuerpo de la víctima y desde dentro sale del cuerpo, incendiando en su totalidad a la víctima causando la muerte.

Los médicos forenses suelen entrar en una escena en la que las manos y los pies de la víctima están intactos, mientras que el torso y la cabeza están reducidos a cenizas, los muebles cercanos a menudo están mínimamente dañados. Esto según Roger Byard, patólogo de la Universidad de Adelaida

El tema fue también mencionado en el British Medical Journal en 1938. En un artículo de L. A. Parry citó un libro publicado en 1823 con título Medical Jurisprudence, en el que se relataban las similitudes entre varios casos de combustión espontánea:

«Las víctimas son alcohólicos crónicos, suelen ser mujeres de edad avanzada, el fuego ha causado muy pocos daños a las cosas combustibles en contacto con el cuerpo. Por último, la combustión del cuerpo ha dejado un residuo de cenizas grasientas y fétidas, de olor muy desagradable».

Pero si la combustión espontánea humana es un fenómeno real, ¿por qué no ocurre con más frecuencia? Roger Byard dijo que aproximadamente 200 informes de tales eventos han ocurrido en los últimos 300 años.

«La realidad es que las personas entran en combustión, pero no espontáneamente»

Combustión espontánea: casos

Uno de los primero casos de combustion espontánea se fecha entre 1470 y 1476. De acuerdo al relato, un hombre llamado Polonus Vorstius comenzó a vomitar fuego después de haber probado dos tragos de vino fuerte, quedando posteriormente consumido por completo por las llamas. Todo ello habría ocurrido en presencia de sus familiares.

Un caso digno de mención, ocurrió en 1725. En esta ocasión, Nicolle Millet fue encontrada quemada en una silla que permaneció intacta.
Un sospechoso fue acusado de asesinato, pero en el juicio un cirujano de nombre Nicholas Le Cat habría convencido al jurado de que ese había sido un caso de combustión espóntánea, diciendo que todo esto había ocurrido “por la visitación de Dios”.

Combustion

En 1951 se registró otro posible caso de combustión espontánea en el estado de Florida, EE.UU.. El cuerpo de Mary Reese de 61 años fue hallado quemado en su vivienda, sin ser posible para las autoridades determinar el foco de incendio.

En el sur de Gales, en 1980, se halló el cadáver de Henry Thomas, de 74 años, parcialmente reducido a cenizas. Curiosamente, las extremidades del cuerpo se encontraron intactas, por lo que algunos especialistas en fenómenos paranormales sugieren que la combustión habría comenzado en su torso.

Otro caso sucedió en diciembre de 2010, un hombre de 76 años murió quemado en el piso de su sala en Irlanda.

Combustión espontánea según la ciencia

La idea de un ser humano repentinamente envuelto en llamas a menudo se asociaba con el consumo excesivo de alcohol.

Charles Dickens alimentó las llamas del mito al escribir sobre él en su novela de 1853 «Casa desolada». En él, un personaje llamado Krook, que era alcohólico, se incendia espontáneamente y muere quemado.

Rompiendo el mito divino

Si bien la combustión humana es plausible y precisa según varios relatos, la idea de que ocurre espontáneamente es un nombre inapropiado: «Sí, los cuerpos de las personas se queman, pero no hay absolutamente ninguna prueba de que ocurra como una combustión espontánea» según Roger Byard.

Prácticamente todas las cuentas han involucrado una fuente externa de llamas, agregó Roger Byard. Los culpables más comunes son cigarrillos encendidos, lámparas o velas.

Los cuerpos pueden actuar como una vela

La explicación científica predominante para la combustión humana espontánea se conoce como el efecto mecha, que propone que los humanos pueden actuar como lo hacen las velas.

En 1998, como parte de un programa de televisión de la BBC, científicos del Reino Unido replicaron condiciones similares con un cerdo muerto.

Combustion espontanea humana

Envolvieron al cerdo en una manta antes de prenderle fuego. Las patas de cerdo quedaron atrás, exactamente como resultado de muchos casos reportados de combustión humana espontánea.

La teoría de la mecha sugiere que la grasa actúa como fuente de combustible y que el cuerpo humano se mantiene en llamas a través de su propia grasa después de haber sido encendido. Las mantas y la ropa, por su parte, actúan como la mecha de una vela.

«Puedes imaginarte a personas envueltas en mantas, bebiendo licores y derramando los licores, que básicamente actúan como un acelerador con gasolina o gasolina», dijo Byard. 

«Lo que sucede es que arrojan un cigarrillo en un enorme charco de alcohol, que luego se enciende y se quema muy lentamente. Sabemos que la grasa en realidad puede quemarse a temperaturas muy bajas».

Debido a que las manos y los pies tienen menos grasa, no proporcionan suficiente combustible para que las llamas los consuman por completo.

«La gente cree en el mito urbano», dijo Byard. «El mecanismo subyacente es mucho, mucho más simple que la intervención divina».

En todo caso la causa de la muerte no es la combustión en sí, sino un accidente cerebrovascular o similar; por ello no se suele encontrar hollín en la tráquea (si es que se conserva) y la sangre no contiene carboxihemoglobina.

Aunque ya conocemos lo que la ciencia dice sobre este extraño fenómeno, el mito sobre eventos sobrenaturales y atribuciones divinas sigue siendo de gran peso en algunas comunidades. ¿Qué opinas tú?

Artículo originalmente publicado en Infogripho

Publicar comentario

quince − 4 =