×

Jeffrey Franklin, «El asesino feliz»

Jeffrey Franklin asesino

Jeffrey Franklin, «El asesino feliz»

A simple vista, la persona en esta foto parece un joven sonriente común y corriente. En realidad está fotografía fue tomada después de que Jeffrey Franklin tomara un martillo y le partiera la cabeza a martillazos a sus padres y dejara en estado critico a sus hermanos.

Jeffrey Franklin asesino

En 1998, ocurrió un incidente violento en un vecindario de clase media en Camelot Drive en Huntsville, Alabama. Un miembro de una familia modelo, Jeffrey Franklin, atacó a sus padres y hermanos menores con varios tipos de armas, incluyendo un hacha, un martillo de dos libras, una lima con cola de rata y un cuchillo de carnicero.

La policía fue alertada cuando un vecino descubrió a uno de los niños tendido afuera en un charco de sangre. Cuando llegaron, descubrieron la horrible escena dentro de la casa, que fue angustiante incluso para los oficiales más experimentados. Jeffrey había huido del lugar, pero fue posteriormente arrestado después de una persecución policial en automóvil.

Jeffrey Franklin

Los padres, Cynthia y Gerald, fueron declarados muertos en el lugar, mientras que sus tres hijos, Sara, Timothy y Christopher, resultaron gravemente heridos y fueron llevados al Hospital de Huntsville para recibir tratamiento. La portavoz del hospital, Terri Bryson, informó que los niños tenían lesiones graves en la cabeza y el rostro de objetos contundentes, posiblemente incluyendo un hacha.

Podría interesarte: ¿Ves fantasmas? 👻 Puede estar relacionado con problemas de sueño

Aunque las lesiones de los hermanos cambiaron sus vidas, pudieron sobrevivir al incidente, mientras que Jeffrey fue llevado bajo custodia. El incidente fue un evento trágico para el vecindario, conocido por sus jardines bien cuidados y el ambiente seguro de dejar bicicletas en los jardines delanteros.

Afortunadamente, la hermana de Jeffrey, Stacey, de 11 años, no estaba en casa en el momento del ataque. Sin embargo, después del incidente, ella recibió tratamiento para el síndrome de estrés postraumático.

Según su tía, Donna Maddi:

«En realidad, están bastante bien. Decidí desde el principio que no hablaríamos de lo que pasó, a menos que ellos quisieran hacerlo. Y entonces, sería en sus propios términos».

Basándose en la escena del crimen, Jeffrey Franklin asesinó a su madre primero, apuñalándola con una lima con cola de rata. Luego atacó a su hermana con un hacha, cortándole la garganta y golpeándola. Jeffrey luego mató a su padre con un martillo de dos libras cuando entró a la casa antes de dirigir su atención a sus hermanos menores. Ambos habían sido atacados con un hacha.

Jeffrey Franklin

Jeffrey Franklin ¿Estaba poseido por el diablo?

Según vecinos y compañeros de estudios de Grissom High School, donde Jeffrey estudiaba, él estaba «involucrado en la adoración al diablo».

Según Jenny Smith, de 17 años:

«Era realmente inteligente, una persona agradable hasta hace dos años. Simplemente se convirtió en otra persona. No sé por qué. Su actitud era diferente. Siempre estaba de mal humor y tenía un temperamento muy corto».

Ella describió un incidente durante una discusión sobre Dios en su clase de gobierno que la convenció de que él «adoraba al diablo».

Otro estudiante llamado Mark Dunham afirmó que Jeffrey amenazaba frecuentemente con hacer hechizos a la gente, mientras que Adam Salyers dijo que hablaba a menudo sobre el consumo de drogas, principalmente Ritalin.

Varios colegas de Cynthia en el hogar de ancianos Valley View Nursing Home and Rehabilitation Center comentaron que Jeffrey había estado causando problemas a su familia desde hace más de un año y medio.

Según un colega llamado Paul Noel: «Ella me dijo que la situación se había salido de control». Cynthia les dijo a sus colegas preocupados que un pastor le había dicho que Jeffrey estaba pasando por una «fase temporal».

Jeffrey Franklin

En su cuaderno, la policía encontró que había estado planeando matar a sus padres por un tiempo. También escribió acerca de rituales satánicos y tortura sexual, y de su creencia de que Satanás quería que asesinara a su familia.

«Sé que mi papá estará en casa a esa hora y estaré esperando detrás del pequeño mueble para golpearlo con un martillo. Mi mamá estará afuera paseando, cuando regrese, tendré la radio sonando fuerte, la llamaré a la habitación y le preguntaré qué hay en la agenda para hoy, luego la mataré. ¿Qué hay de mis hermanos y hermanas? Bueno, me encargaré de ellos. Estrangularé a mi hermano menor en su habitación y atraeré a mi otro hermano menor a esta habitación y lo estrangularé. Después, violaré a mi hermana y la mataré».

Escribió Jeffrey Franklin

Antes de los asesinatos, Jeffrey había estado visitando a un psiquiatra por trastorno por déficit de atención y depresión. Se le recetó Ritalin, Prozac y Klonopin. Jeffrey había estado despierto durante tres días seguidos antes de los asesinatos y se decía que abusaba del Ritalin, inhalando de tres a cuatro pastillas a la vez.

Cynthia había guardado las pastillas en una caja fuerte, pero Jeffrey descubrió cómo quitar los pasadores de las bisagras, tomar las pastillas y reemplazarlas con tabletas de sacarina sin que ella se diera cuenta. El abuso de medicamentos «lo llevó a una psicosis total, estaba loco», dijo Robert Tuten, el representante de Jeffrey.

En 2001, Jeffrey evitó un juicio al declararse culpable de dos cargos de asesinato y tres cargos de intento de asesinato. Fue condenado a tres cadenas perpetuas consecutivas.

En una declaración, Jeffrey dijo:

«Espero y rezo para que algún día mi familia pueda perdonarme por las cosas que he hecho, y sé que eso puede llevar mucho tiempo. Sé que Dios ya me ha perdonado».

Según la ley de Alabama, una persona sentenciada a cadena perpetua es elegible para libertad condicional después de cumplir 15 años. En septiembre de 2016, a Jeffrey se le negó la libertad condicional.

Publicar comentario

13 − 12 =